viernes, 9 de julio de 2010

Sin Reservas de J. L. Langley

A veces el amor solo te atrapa por la cola...

Chayton Winston es un veterinario. También es un hombre lobo. De padres nativos americanos, siempre ha soñado como compañera de raza con una rubia. Sin embargo, nunca imaginó que su compañero iba a ser hombre. Como un hombre heterosexual, que no está muy seguro de qué hacer con un compañero masculino, pero más que dispuesto a averiguarlo.
Keaton Reynolds se despierta en forma de lobo, y se encuentra con un compañero. Se siente atraído al instante, pero no tan encantado de haber encontrado a un hombre hetero. Después de haber estado en una relación antes con una pareja que se profesaba "no gay", le dejó un mal sabor en la boca. Keaton quiere un impasse y fingir que no puso los ojos en Chay, pero Chay no está dispuesto a dejarlo ir.
Juntos trabajan para consolidar su relación inestable y la batalla de los prejuicios contra los homosexuales. Chay debe lidiar con los prejuicios no sólo de su madre contra los hombres gay, sino también su odio hacia los blancos. Cuando una lucha de poder amenaza la vida de Keaton, los dos hombres aprenden a depender el uno del otro y su relación se afianza.

No hay comentarios: